Cuacos de Yuste: monasterio y cementerio alemán

Cuacos de Yuste es una pequeña población de La Vera, donde viven menos de 1000 habitantes. Es un tranquilo pueblo que tiene cierta fama porque en sus inmediaciones se encuentra el Monasterio de Yuste, lugar de reposo y fallecimiento del emperador Carlos I de España y V de Alemania. Dado su enclave, Cuacos de Yuste fue el lugar elegido para descansar de la anterior visita a Trujillo y reponer fuerzas para la ruta por La Vera, de la que ya os avancé un poco en la entrada de Garganta la Olla. Por la noche disfrutamos de un pequeño paseo por las callejuelas del pueblo, que guardan bastante encanto.

En la carretera que va de Cuacos a Garganta la Olla se encuentra el Monasterio de Yuste. Este data de principios del siglo XV, y acogió posteriormente a la orden de San Jerónimo, de naturaleza contemplativa. Dos años antes de morir, Carlos I decide abdicar y llevar una vida monástica en este lugar, que tuvo que realizar reformas para acogerle a él y a la corte que traía. Siglos después, el monasterio sufrió daños provocados por un incendio durante la Guerra de la Independencia y por el abandono causado por la desamortización de Mendizábal. No fue hasta hace poco (1949) que comenzó su restauración y posteriormente su declaración como Patrimonio Nacional.

Capilla del monasterio

Entrada a la residencia de Carlos I

Personalmente, encontré la visita decepcionante. Igual tuvo que ver el precio, que considero bastante caro para lo que ofrece (9 euros) o el mal tiempo que había, pero no me resultó una visita especialmente llamativa. Y más por 9€… No recuerdo si dejaban hacer fotos o no en el interior, pero si no tengo ninguna y dejaban, es que tampoco me pareció interesante. El edificio está en buenas condiciones, se nota que ha sido restaurado hace muy poco, pero no encontré nada especialmente destacable, es muy austero. Lo mejor sin duda son las vistas de La Vera desde aquí, y aunque no fue nuestro caso, la posibilidad de llegar al monasterio realizando una ruta senderista desde Cuacos o Garganta la Olla, que visto los paisajes desde luego puede merecer la pena.

Desde el pórtico de la entrada

Vistas desde el monasterio

También en las cercanías está otro punto de interés de esta región: el cementerio alemán. Este cementerio se inaugura en 1983 con la intención de recoger todos los restos de soldados alemanes muertos en territorio español durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial en un único sitio. De este sitio destacan todas las cruces iguales en el suelo, granito sobre verde, siendo llamativo por lo inusual de un cementerio de estas características en España. La entrada es gratuita y no creo que os encontréis con mucha gente, ya que no está muy anunciado.

Anuncios

2 comentarios

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo en lo decepcionante de la visita al monasterio, especialmente teniendo en cuenta el precio, y de las fotos, me suena que no dejaban hacerlas en el interior.

    03/10/2012 en 15:21

    • Ya decía yo que no tenía ninguna… xD A pesar de todo, aunque hubieran dejado, no creo que hubiera sacado muchas.

      03/10/2012 en 17:22

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s