Cafeterias y restaurantes en Trondheim

Como ya he comentado en alguna ocasión, salir a tomar algo por Noruega es caro. No obstante, siguiendo algunas precauciones, uno puede darse un lujo de vez en cuando sin sentir que te ha costado un ojo de la cara.
Personalmente, me encanta tomar café en Bakklandet, el barrio de las típicas casas de madera. Uno se puede encontrar cómodos sofás (con su manta por si las temperaturas son demasiado frías), terrazas con estufas y las omnipresentes mantas, patios interiores y rincones muy coquetos y sencillos. La música no suele estar demasiado alta, por lo que se puede conversar tranquilamente.
Cafetería Antikvariatet, en Bakklandet, Trondheim
Quería comentarios algunas cosas que me han llamado la atención. El café y en general todo es más caro que en España, eso es obvio. Sin embargo, me he encontrado que generalmente, cuando pides un café puedes pedir luego que te lo rellenen. De ese modo, el precio se divide por dos y no resulta mucho más caro que tomarse un par de cafés en España.
Muchísimas cosas están preparadas para que te las sirvas tú mismo. Azúcar, canela, las cucharillas, leche… En otras cafeterías, como por ejemplo en la universidad, te ponen directamente la cafetera y un cuenco al lado, de manera que te echas el café y pagas directamente en el cuenco (para hacer eso necesitas tener la taza de la cafetería). 
Si quieres tomar algo dulce, lo que más se ven son los gofres al estilo noruego, que los preparan al momento. Generalmente los sirven con mermeladas, que también pueden estar en la zona de auto-servicio, para que te eches lo que quieras. Deliciosos.
Sin salir del mismo barrio, hay sitios para comer muy interesantes, generalmente decorados con un estilo rústico, al igual que las cafeterías. Bebiendo agua se consigue reducir el impacto de la cuenta, al igual que no cayendo en los postres (aunque son tentadores y están muy ricos).
Restaurante Baklandet Skydsstation
En el Skydsstation tuve la oportunidad de disfrutar de una fantástica comida noruega aprovechando la visita de unos amigos desde España. El edificio data de finales del siglo XVIII, el trato fue fantástico y atento, y la comida estaba realmente buena. No se puede pedir nada más. La carta, que podéis consultar en la página web, no es muy extensa, pero eso no es un inconveniente si los platos salen tan ricos. En mi caso, la elección fue un salmón al horno que estaba riquísimo. ¡Estando en Noruega hay que probar el salmón!
Salmón al horno con col, espinacas y patatas
Por supuesto, también hay cafeterías y restaurantes de estilo más moderno, pero a mi me atraen más los locales de este tipo, que son en los que he estado.
Anuncios

7 comentarios

  1. Salmón!! <3
    La cafetería Antikvariatet no parece tal, más bien parte de una casa donde unos amigos se reúnen para pasar la tarde. El restaurante, al menos por la imagen que muestras, también parece ser de decorados sencillos. Me agrada eso.
    Saludos ^_^

    10/11/2011 en 23:52

  2. Exacto, es como tomar un café en casa con los amigos. Música muy buena para acompañar y al volumen adecuado, encargados majos… El otro restaurante, igual. Es como ir a comer a casa de la abuela.

    Yo personalmente prefiero ir a estos sitios, me encuentro más a gusto y me parecen más agradables.

    ¡Saludos! 🙂

    11/11/2011 en 12:48

  3. Hombre, normal que fueras a esa clase de cafeterías, las modernas son iguales en todas partes. En Dinamarca lo de rellenar el café también funcionaba así en muchos sitios, pero opté por dejar de beber semejantes lavativas al segundo día y mi compañera de piso debió de agradecerlo, casi lloraba de emoción cuando hacía cafés “normales”.

    Estando en Copenhague fui unas cuantas veces a la iglesia noruega con una compa de clase (noruega obviamente) y lo que servían allí era una especie de waffles, ¿a eso a lo que llamas tú los gofres? Me dijeron que era muy típico (calórico) noruego, pero a mí no me hizo demasiada gracia, la verdad.

    Ese salmón me está dando hambre…

    11/11/2011 en 14:15

  4. Exacto, las modernas son todas iguales en todos lados. Pero bueno, al final es cuestión de gustos, no a todos les apetece sentarse en una silla de madera que parece que has sacado del trastero de tu abuelo xD
    Yo tampoco me he aprovechado mucho de la oferta de rellenar, porque no soy de beber mucho café, pero bueno, ahí queda para los cafeteros (si aceptan el tipo de café que se prepara aquí, claro).

    Y sip, gofre es la palabra española para waffle, es lo mismo. A mi me encantan, sobre todo los rellenos de queso marrón 😀

    11/11/2011 en 15:16

  5. No, no son exactamente lo mismo, los waffle están más a camino de las galletas, son más finos y la masa no está hecha de lo mismo. Pensaba como tú, pero los noruegos me dieron en la cabeza diciendo que nanai, de hecho me dieron la receta y es cierto, no es igual. Lo que me hacía mucha gracia es cuando los hacían de formas, allí en la iglesia les dio una temporada por hacerlos con forma de flor y casi daba pena comérselos XD

    13/11/2011 en 13:57

  6. En el fondo, creo que no deja de ser una discusión sobre si varían tanto como para recibir un nombre diferente, y yo creo que no, lo siento xDD. Es como todas las variedades de pan de molde y de pan-pan, son diferentes formas de prepararlo, pueden tener distintos ingredientes o cantidades, y todas son pan al final.

    Además, en Noruega a los gofres (los belgas, los más conocidos en España) los llaman belgisk waffles, mientras que lo suyos son waffles a secas. Es decir, al final ellos mismos hacen referencia a la misma palabra, waffle, que en español se traduce como “gofre”, que es la que uso.

    Entiendo que quieran tener su distinción respecto a los gofres belgas, pero desde mi punto de vista, no es suficiente como para concederles una palabra nueva (ellos no lo hacen), que además no existe en castellano. Dicho lo cual, que cada uno use la que quiera xDDD

    Y mola lo de las formas, aquí siempre los he visto preparar con forma de flor, que es la que tienen todas las gofreras de por aquí. ¿Hay más formas en Dinamarca?

    13/11/2011 en 14:25

  7. Umm, pues había varias formas aparte de la flor. Había rectangulares, cuadrados, de abanico, redondos. No sé, ví muchos, debían de aburrirse y tal.

    18/11/2011 en 13:52

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s